Teología es la aplicación de la Escritura, por personas, a cada área de su vida. Entonces, ¿por qué necesitamos teología además de la Biblia? […] Porque necesitamos aplicar la Escritura a la vida.

John Frame, Systematic Theology


Una de las objeciones más comunes al estudio de la teología es, si ya tenemos la Biblia, para qué queremos doctrinas de hombres: “Yo creo en la Biblia, no en Calvino o Arminio, lo demás son enseñanzas humanas”.

Sin embargo, la teología es algo que todos hacemos, inclusive cuando declaramos nuestra negación a “dogmas humanos” estamos afirmando una postura teológica. Por lo tanto, más que preguntarnos si es necesaria, deberíamos cuestionarnos la calidad de nuestra teología.


La Biblia es la Revelación de Dios a la humanidad. En ella encontramos, de manera suficiente, todo aquello que necesitamos saber sobre Dios, nuestra condición, la salvación, la iglesia y el fin de los tiempos. Pero la Biblia no es un diccionario.

La Escritura es una compilación de libros inspirados que componen la narración de la historia de la Redención. En ella encontramos poemas, cartas, historias, proverbios, cantos y profecías que hablan del carácter de Dios, la pecaminosidad humana, y la salvación por gracia a través de la fe. Pero no contiene definiciones comprehensivas de conceptos como pecado, fe o gracia.

Es por esto que necesitamos la teología. Inclusive, más que necesitarla, todos la hacemos de manera natural e inevitable. Dado que, la teología es simplemente la respuesta de nuestro ser a las verdades y hechos sobre Dios revelados en las Escrituras, más que necesitarla, es imposible no realizarla.

En el momento en que leemos, reflexionamos, categorizamos, o aplicamos la Biblia, hacemos teología. Cuando pensamos acerca de Dios, su carácter, sus obras, el ser humano, su condición pecaminosa, la salvación, la gracia, la fe y el amor, estamos haciendo teología.

Cuando alguien te pregunta quién es Diosqué es el pecado, cómo orar, por qué leer la Biblia, qué hacer para tener paz haces teología. Revisas en tu Biblia o memoria los versos que hablan sobre ese tema, los expones, agrupas y aplicas. Y eso es hacer teología.

La teología existe porque los que leemos la Escritura existimos. La Biblia es suficiente y por eso vamos a ella, pero el resultado de nuestro estudio (conceptos, relaciones e implicaciones) no es Biblia, sino teología, y por lo tanto es falible.

Esto no significan que no tenga importancia o que sea relativista, lo que implica es que lo verdadero de nuestra teología depende de su fidelidad a la Escritura: la teología es verdadera en tanto expresen fielmente la Palabra, y falsa en cuento se alejen de ella.

Yo puedo hablar de Dios desde mi opinión y preferencia, y es teología, mala y errónea, pero lo es. También puedo hablar de Él bajo la autoridad de la Escritura, y también es teología, sana y verdadera, pero lo es.

La pregunta correcta no es si necesitamos la teología, sino qué tan fiel es nuestro entendimiento de la Biblia: ¿tienes tu Biblia sobre tu teología, o tu teología sobre tu Biblia?