Los Ancianos de la Iglesia

Dios ha dado un liderazgo humano en su iglesia. Este liderazgo se ejerce a través del establecimiento de ancianos (presbíteros), quienes pastorean a la congregación local: alimentan, exhortan, corrigen, animan y aman con la Palabra a aquellos pecadores arrepentidos, salvados por gracia.

El Perfil del Anciano

5 Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer y en cada pueblo nombraras ancianos de la iglesia, de acuerdo con las instrucciones que te di.

Tito 1:5

La iglesia había comenzado en la ciudad de Creta pero tenía un pendiente: el establecimiento de líderes. Pablo encomienda a su joven compañero de trabajo esta labor, y describe en esta carta un perfil de liderazgo bíblico para las iglesias de la ciudad.

El liderazgo importa. Una iglesia sana comienza con un liderazgo sano. Pablo le recuerda a Tito esto, dándole un perfil de cómo debe ser un anciano/pastor (presbítero). Dicha descripción incluye habilidades prácticas, pero profundiza en el carácter y corazón del líder.


Un líder sigue instrucciones. Tito era un joven pastor, él daría indicaciones a la iglesia de la ciudad, y lo repetiría en varias poblaciones. Él tendría a su cargo a muchas personas que seguirían sus instrucciones. Pero el liderazgo comienza con sumisión. Tito se somete a las instrucciones de su mentor Pablo, quien le había indicado cómo debía establecer ancianos en cada iglesia. Un buen líder es un buen seguidor


El Hogar del Anciano

6 El anciano debe ser intachable, esposo de una sola mujer; sus hijos deben ser creyentes, libres de sospecha de libertinaje o de desobediencia.

Tito 1:6

Un anciano debe ser intachable en los requisitos en listados. Y estos comienzan en el hogar. A diferencia de muchos trabajos en las cuales no importa la vida familiar, el liderazgo en la iglesia es algo que inicia en lo más íntimo de la casa.  Un anciano debe ser un buen líder en su hogar, y esto debe ser notorio.

El liderazgo en el hogar comienza en el matrimonio. Aunque la Biblia no marca el matrimonio como un requisito, la fidelidad si es señalada como una característica indispensable del anciano. Ya sea en soltería o en matrimonio, la integridad en su compromiso matrimonial y el buen manejo con mujeres que no son su esposa es el primer estándar del liderazgo bíblico.

En segundo lugar, la formación de los hijos debe dar el resultado de fidelidad. Aunque la salvación no es responsabilidad de los padres, la educación, testimonio, corrección y piedad es algo que un buen padre provee para que sus hijos crezcan bajo el temor y reverencia de Dios. Un buen anciano, es un padre fiel.


Existe un orden jerárquico de prioridades que Dios ha dado para su Iglesia. Antes que la congregación se encuentra el hogar. Aquel que anhele pastorear a la familia de Dios, debe de hacerlo primero en su casa. Esto es prioridad. Y lejos de significar que su hogar es sin pecado, un anciano tiene la tarea prioritaria de llevar a su pecaminoso hogar a los pies de la cruz. El hogar del anciano está centrado en Cristo.


El Corazón del Anciano

El obispo tiene a su cargo la obra de Dios, y por lo tanto debe ser intachable: no arrogante, ni iracundo, ni borracho, ni violento, ni codicioso de ganancias mal habidas.

Tito 1:7

El anciano también es llamado obispo. Mientras que el primer termino habla de sabiduría, el segundo de función. Obispo es supervisor. Un pastor cuida y supervisa a las ovejas.

Antes de continuar en listado lo que el ancianos debe ser, Pablo se detiene y menciona que es aquello que el el obispo no debe ser: arrogante, ni iracundo, ni borracho, ni violento, ni codicioso de ganancias mal habidas.


No todos están llamados a ser ancianos, aún cuando muchos lo anhelan. Estos requisitos existen por una razón: el bien de la iglesia. Una persona con fallas notables de carácter que esté lleno de orgullo, ira, debilidad de dominio propio, violencia y codicia, no puede liderar la iglesia local.

En ocasiones, esta lista se perdona con la excusa de necesidad de líderes y carencia de buenos candidatos. Pero una iglesia está mejor cuando los líderes son pocos pero conforme al corazón de Dios, que cuando hay abundancia de líderes conforme al corazón del enemigo.


Al contrario, debe ser hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, santo y disciplinado.

Tito 1:8

El anciano debe ser un modelo de un cristiano maduro, por lo que estas características no son exclusivas de los líderes. Todo creyente debería de buscar tener éste corazón y carácter,  pero es mandatorio de los líderes de la congregación local abunden en: hospitalidad, bondad, sensatez, justicia, santidad y disciplina.


El carácter del anciano no nace de la naturaleza humana, sino de la gracia del Evangelio. Si cada una de estas características provienen del orgullo y del temor, más que de la cruz, pierden su esencia de piedad. Un anciano es en primer lugar un pecador salvado por gracia. Un pastor nunca será más que un ejemplo de lo que la gracia de Dios hace en un pecador.


La Enseñanza del Anciano

Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también pueda exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan.

Tito 1:9

Mientras que las dos primeras áreas de requisitos se enfocan más al hogar y corazón del pastor, la última se centra en su habilidad. Un anciano de la iglesia es fiel en la enseñanza y predicación del Evangelio.

La sana doctrina tiene un doble propósito. En primer lugar busca la exhortación de la iglesia. Una iglesia vive, crece y sirve por la Palabra. Sin ésta, la iglesia local muere. Pero en segundo lugar, la enseñanza y predicación de las Escrituras tienen el propósito de corregir el error. El anciano es el guardián en la iglesia de las Escrituras.


La labor principal del Anciano es conocer fielmente la Palabra. No puedes construir una verdadera iglesia local sobre opiniones, percepciones o preferencias. No se convierten en verdaderos cristianos por programas, actividades u oratoria. No se es luz y sal en la ciudad a través de la fuerza y el ingenio humano. No se es Anciano por el carisma, la inteligencia o la creatividad. La enseñanza del anciano es la Palabra.


 Continuará…