El Buen Pastor

El salmo 23 es uno de los más amados en la historia de la iglesia cristiana contemporánea. Es recurrido en momentos de dificultad, tristeza y desesperación, pero también en tiempos de abundancia, alegría y paz. El punto central de sus seis versos es la relación pastor/anfitrión entre Dios y su pueblo.

1. El Buen Pastor

El Señor es mi pastor, nada me falta;

Salmo 23:1

2. Verdadero Descanso

en verdes pastos me hace descansar.
Junto a tranquilas aguas me conduce;
me infunde nuevas fuerzas.

Salmo 23:2-3a

3. Por amor de su Nombre

Me guía por sendas de justicia
    por amor a su nombre.

Salmo 23:3b

4. Valles y Sombras

Aun si voy por valles tenebrosos,
    no temo peligro alguno
porque tú estás a mi lado;
    tu vara de pastor me reconforta.

Salmo 23:4

5. Verdadera Felicidad

Dispones ante mí un banquete
    en presencia de mis enemigos.
Has ungido con perfume mi cabeza;
    has llenado mi copa a rebosar.

Salmo 23:5

6. Verdadero Amor

La bondad y el amor me seguirán
    todos los días de mi vida;
y en la casa del
    habitaré para siempre.

Salmo 23:6