homofobia

Del ingl. homophobia.

1. f. Aversión hacia la homosexualidad o las personas homosexuales.

RAE

El fin de semana pasado se realizaron en México una serie de Marchas por la Familia causando opiniones tanto a favor como en contra, e inundando las redes sociales del tema. Una de las palabras más usadas (y abusadas) en los medios ha sido “homofobia”.

No niego la realidad de la homofobia. Es verdad que hay personas que tienen una aversión por los homosexuales. La realidad es que muchos de ellos viven activa y agresivamente su rechazo. Como todo, no me sorprendería que las Marchas por la Familia contuvieran un porcentaje (que ignoro) de homofobia. Pero la realidad es que estar en desacuerdo con la homosexualidad y el matrimonio igualitario no es, necesariamente, digno de ser llamado homofobia.

Como cristiano, siempre estaré en un profundo desacuerdo que las personas sufran de rechazo laboral, social y legal en base a la forma en que viven su sexualidad (Nótese que evito intencionalmente el uso de la palabra discriminación porque otra de estas palabras abusadas). Pero por la misma razón, estoy en franca y firme disensión con la homosexualidad. Mi cosmovisión, me lleva a concluir a un respetuoso desacuerdo.

A nivel personal, no tengo aversión por personas homosexuales. No siento un desdén, repulsión o repugnancia hacia alguien con está perspectiva de la sexualidad. A nivel laboral (ministro religioso de una iglesia reformada), he trabajado de manera particular y general con personas que tienen atracción hacia el mismo sexo, de la misma manera que lo hago con cualquier otra persona. Como ciudadano de un país democrático busco ejercer mi derecho de voto al elegir a representantes que expresen mi postura.

Como lo he dicho antes (Un pecado llamado homofobia), desde mi cosmovisión la homosexualidad es pecado, pero lo es la aversión a cualquier ser humano. Es una clara tensión, lo sé. Y a los seres humanos no nos gustan las tensiones. Nos sentimos cómodos con las perspectivas de los extremos: no estoy de acuerdo y te odio, o estoy de acuerdo y te amo. Pero la cosmovisión cristiana nos lleva a la tirantez de no estar de acuerdo y amar.Y esto no es homofobia.